Ensayos & Escritos

Asimetría

agosto 16, 2020 / Pro Democracia /

http://www.prodemocracia.org/

El primer proyecto que debería ser agendado con máxima prioridad por el gobierno es la potenciación del Banco de la Nación por convenio G2G; para convertirlo en lo que la banca nacional privada no es: un motor de la economía nacional.

Una economía nacional, entendida como no exclusiva para los grupos económicos, los oligopolios de facto y el 23% de trabajadores formales que hay en el Perú.

El Banco de la Nación puede ser transformado (como lo es en China, en Alemania, Francia y Holanda solo para citar algunos ejemplos) en vector de soporte al desarrollo empresarial, con tasas que la banca privada, solo ha llegado a ofrecer con aval del Estado.

La banca privada en el Perú es una actividad privilegiada y protegida por el Estado, a cambio de nada. Se trata de una actividad empresarial protegida por leyes especiales, seguros y excepciones que no se le otorgan a nadie en la actividad empresarial regular. Si un empresario se equivoca y fracasa, no lo rescatan, no aseguran a sus clientes en caso de quiebra, no le dan permisos y protección legal para que coloque y venda stocks que no tiene y pueda negocias contratos de ventas no cerradas o de dudosa ejecutoria.

¿En este contexto es posible la «opción pública»? la posibilidad de que el Estado ofrezca una serie de servicios que implique más competencia e innovación, baje precios y haga más fácil la vida al ciudadano?